120,5 millones de USD

De financiación federal conseguidos para la ciudad

Viendo actualmente

Evolución de los planes de resiliencia para la seguridad a largo plazo

Los residentes de Norfolk, Virginia, no son ajenos a las inundaciones. Las grandes tormentas provocan periódicamente el desbordamiento del río Elizabeth y sobrecargan un sistema de drenaje de aguas pluviales anticuado. Los peligros, desde las calles y aceras inundadas hasta las calzadas totalmente sumergidas, son algo habitual.

Debido al constante riesgo de inundación al que está sometida, la ciudad ya se considera una de las que mejor funcionan en el país en cuanto a la protección contra inundaciones y sostenibilidad. Sin embargo, teniendo en cuenta el continuo aumento del nivel del mar, los funcionarios reconocieron que el desarrollo de los planes de resiliencia de la ciudad garantizaría la seguridad a largo plazo de las personas, los hogares y las empresas.

Cuando el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD, por sus siglas en inglés) puso en marcha el Concurso Nacional de Desarrollo de la Resiliencia en 2014, los responsables de la ciudad vieron la oportunidad de comenzar a construir el modelo de ciudad costera del futuro.

Reducción del riesgo de inundaciones desde varios ángulos

Norfolk se asoció con los expertos en resiliencia de Arcadis para preparar su solicitud de participación en el concurso nacional de desarrollo de la resiliencia. En junio de 2015, Dutch Dialogues reunió a los Arcadianos y a las partes interesadas de la ciudad para elaborar una estrategia de innovaciones en materia de resiliencia ante las inundaciones que maximizara los beneficios para los ciudadanos.

Dado que la zona es tan propensa a las inundaciones –la ciudad es la segunda después de Nueva Orleáns en cuanto al número de personas amenazadas por la subida del nivel del mar–, los planes tenían que ir más allá de las bombas, las compuertas y los diques en los que se centran la mayoría de los planes de gestión del agua. El equipo destacó las formas en que las soluciones propuestas crearían una ciudad más interconectada y equitativa, en la que todos los barrios podrían acceder a la infraestructura crítica, a las instalaciones y al resistente centro de la ciudad de Norfolk.

El HUD concedió 120,5 millones de USD a Norfolk para transformar la cuenca del Ohio Creek, uno de los dos proyectos propuestos por el equipo. Nuestros especialistas ayudaron a los responsables de la ciudad a desarrollar paquetes de trabajo para la gestión de programas, el diseño y los permisos ambientales. Después de asegurarse el diseño, los Arcadianos volvieron a contactar con las partes interesadas para confirmar que el diseño optimizaría el retorno de la inversión.

La flexibilidad fue clave para mantener el proyecto dentro del plazo previsto, ya que la financiación del HUD llegó con un horizonte temporal limitado. Después de unos meses de proceso de diseño, Norfolk pasó de un modelo tradicional de licitación-construcción a un modelo de gestión de la construcción a riesgo. Nuestros diseñadores trabajaron cuidadosamente para aplicar las sugerencias del director de obra de acuerdo con los objetivos y el presupuesto de la ciudad en cada paso del proceso.

Los ingenieros especializados en recursos hídricos elaboraron estrategias de protección de la costa, así como formas de captar la lluvia, elevar las carreteras y minimizar la erosión. Se consideró que la construcción tendría un impacto mínimo en las personas y sus alrededores. El singular planteamiento tenía en cuenta incluso la estética, integrando la infraestructura de aguas pluviales en el entorno actual. Los planes aprovecharon soluciones naturales como barriles de captación de lluvia y jardines, pavimento permeable y zonas de humedales para aumentar la resiliencia sin alterar los paisajes y las infraestructuras existentes.

Con el diseño acabado, nuestros expertos pasaron a hacerse cargo de la gestión de la obra. Los Arcadianos supervisaron las solicitudes de información, las presentaciones, los cambios de diseño, la planificación del sitio y los permisos durante toda la obra.

Un modelo de resiliencia costera

Mediante la aplicación de técnicas de vanguardia para la gestión del agua, la arquitectura paisajística, la protección contra las inundaciones y el diseño urbano, Norfolk está dando un paso audaz para convertirse en un modelo de resiliencia costera. El proyecto de la Cuenca del Ohio Creek servirá de prueba de concepto para la capacidad de adaptación innovadora y los responsables de la ciudad esperan convertir Norfolk en un "laboratorio viviente" para ensayar soluciones innovadoras de resiliencia frente a las inundaciones.

Gracias a una estrategia más sólida de defensa del litoral y de gestión de las aguas pluviales, la ciudad mantendrá su lugar como un modelo de primera en materia de resiliencia costera. El desarrollo de la zona costera puede seguir prosperando y los ciudadanos pueden descansar más tranquilos sabiendo que estarán protegidos contra la subida constante del nivel del mar. 


Capacidades empleadas

Póngase en contacto con Arcadis para obtener más información o en caso de tener dudas.

Póngase en contacto con Arcadis

¿Quiere seguir leyendo?
Esto también podría resultarle de interés

Contacte con {name} para más información o preguntas

Arcadis usará su nombre y email solo para responder a su pregunta. Encuentre más información sobre nuestra política de privacidad.