En el año 2016, la Arcadiana WenMei Ha decidió participar en una misión del programa Shelter en Katmandú, Nepal, para colaborar en las iniciativas de ONU-Hábitat después de que un terremoto sacudiera el país y destruyera a su paso gran parte del pueblo de Bungamati. WenMei tuvo la oportunidad de ayudar directamente a las personas afectadas y esta experiencia cambió la perspectiva que tenía de la vida.


WenMei Ha es Director de Gestión de Aguas para Arcadis China. Nació en Pekín pero vivió 20 años en los Países Bajos antes de volver a China. WenMei dice que hay dos razones por las que ha permanecido en nuestra empresa durante tanto tiempo.

 

Wen Mei Image

 

Mi trabajo en China es un desafío constante. Desarrollamos el mercado de nuestros servicios y soluciones mientras trabajamos en nuestros proyectos. Me gusta que mi trabajo suponga un reto, sin embargo, también me he quedado en Arcadis porque somos una empresa muy social. Esto puede verse en la oficina, en cómo los colegas se ayudan constantemente. El programa Shelter también es un buen ejemplo de esta actitud.


Destrucción generalizada


En 2016, WenMei formó parte de la misión de Shelter en Nepal, un año y medio después del devastador terremoto ocurrido cerca de Katmandú. El terremoto provocó la muerte de casi 9.000 personas, además de dejar 22.000 heridos y a 3,5 millones de personas sin hogar. WenMei, junto con un grupo de arcadianos, viajó a Bungamati, una pequeña ciudad al sur de Katmandú. A raíz de una propuesta desarrollada por ONU-Habitat y Arcadis en una misión anterior del programa Shelter, la función de WenMei era llevar a cabo un plan de emergencia para los residentes, a fin de ayudar a la comunidad en caso de que tuvieran que enfrentarse de nuevo a desastres naturales. A pesar de lo que había visto en las noticias, WenMei no estaba preparada para lo que se encontró cuando llegó a Nepal.


Ayudando a Nepal a recuperarse del terremoto


Ver las condiciones en las que vivían me dejó conmocionada. Muchas de las personas vivían en la mitad de una casa porque la otra mitad se había derrumbado y, sin embargo, a pesar de la magnitud de la destrucción, el ambiente no era sombrío; las personas a las que conocí tenían muy poco, pero eran felices. El poco dinero que les quedaba lo destinaban en su mayoría a los templos, que fueron las primeras estructuras que pudieron reconstruirse. Es evidente que la población sentía una gran devoción.


Contribuir de manera efectiva


El terremoto de 2015 causó daños por valor de 10.000millones de dólares (USD), lo que equivale a la mitad del producto interior bruto de Nepal. La mayor parte de Bungamati quedó en ruinas, dejando a su población en una situación de extrema vulnerabilidad. El plan de emergencia en el que participó WenMei ayudará al gobierno local a crear una ciudad más resiliente y a tratar de evitar las muertes en caso de inundación o nuevos deslizamientos de tierra. El trabajo que WenMei realizó allí es, en cierto modo, similar al de su día a día en Arcadis, sin embargo, las circunstancias hicieron que sus esfuerzos cobraran un nuevo significado.


Ayudando a Nepal a recuperarse del terremoto


Mi trabajo habitual es para los gobiernos municipales de China. Trabajo en proyectos para prevenir inundaciones o descontaminar ríos y grandes superficies de agua. Este tipo de trabajo también contribuye a mejorar la calidad de vida, ya que tiene un impacto positivo en el medioambiente. La diferencia es que, con el programa Shelter, mis esfuerzos iban destinados a personas que necesitaban ayuda urgente. Utilizar tus habilidades y conocimientos para ayudar directamente a la gente hace que tu trabajo sea muy significativo. Resultó muy satisfactorio.


Ayudando a Nepal a recuperarse del terremoto

Arcadianos (de izquierda a derecha): Suman Sathyanarayana, Mauricio Aoki de Amaral, Thijs Homan, Massimo Endrizzi, Nieke de Bel, Wen Mei Dubbelaar-Ha, Radboud Buitenrust Hettema, Bert Smolders y representante de ONU-Hábitat Nepal


Una nueva forma de ver el mundo


WenMei ha querido ayudar a los demás desde que tiene uso de razón. Incluso de niña, en Pekín, se sentía afortunada de contar con una familia que la quería y de poder recibir una educación de calidad. Está feliz de poder mejorar la vida de muchos ciudadanos chinos gracias a la labor que realiza en Arcadis. Sin embargo, al igual que muchos de nosotros, WenMei solía preocuparse por su futuro y, a veces, perdía de vista todas las cosas por las que debería sentirse afortunada. Hasta que participó en la misión del programa Shelter en Nepal y todo cambió.


El programa Shelter es una buena oportunidad para conectar con personas reales que necesitan ayuda, una ayuda que puedes ofrecerles gracias a tu trabajo, y esto, sin duda, es algo que cambia tu forma de ver las cosas. Mi actitud hacia la vida ha cambiado. Vi cómo aquellas personas vivían en la pobreza y, aun así, eran capaces de sacrificar lo poco que tenían para ayudar a otros. Después de ver que, incluso en esas circunstancias tan terribles, las personas son capaces de sentir alegría, me siento más en paz.

Connect with {name} for more information & questions

Arcadis will use your name and email address only to respond to your question. More information can be found in our Privacy policy