Ser mujer en la minería: cuando el cobre corre por las venas

En un rubro prioritariamente masculino, cada día las mujeres intentamos abrirnos un espacio legítimamente ganado con trabajo, dedicación y, muchas veces, realizando dobles esfuerzos para demostrar que tenemos la misma capacidad profesional que nuestros compañeros de labor. Si bien se han ido reduciendo las brechas, aún queda mucho por hacer y legislar para alcanzar la equidad entre hombre y mujeres. En la minería y en la vida.

Si bien se han ido reduciendo las brechas, aún queda mucho por hacer y legislar para alcanzar la equidad entre hombre y mujeres.

Desde que tengo memoria, siempre he estado en el mundo de la minería. Nací y crecí con mi familia en un campamento minero de Chuquicamata, por lo que trabajar en la industria fue una oportunidad que se dio “genéticamente”.

Me formé rodeada de la cultura minera, donde no fue difícil ver cómo ese mundo era predominantemente masculino, con muy poco espacio para la participación de las mujeres en aquellos años. Qué decir, menos aún con la posibilidad de destacar en alguna responsabilidad ligada a la faena.

Si bien los tiempos y las estadísticas han ido mejorando en favor de nosotras, las mujeres, en mis 30 años de experiencia he sido testigo de cómo esas cifras de empleabilidad femenina, en el rubro, aún están al debe.

Según el Capítulo Chileno de Women in Mining, al 2016, sólo el 7.7% de la fuerza laboral en la minería está conformado por mujeres. El dato también coincide con lo señalado por el Ministerio de Minería, un número bajo en relación al 17 y 19 por ciento que registran países como Canadá y Australia, respectivamente.

Sin embargo y como en toda regla, también existen excepciones. Es el caso de la División Gabriela Mistral de Codelco, que demuestra una mayor inclusión del género al contar con una dotación femenina de 22%. Por su parte, ONU Mujeres se esfuerza en concientizar y proponer el crear más y mejores empleos para transformar el trabajo en favor de los derechos de las mujeres.

En Arcadis, donde lidero la Gerencia de Negocio de Minería e Infraestructura, igualmente estamos comprometidos en aumentar el equilibrio de género en nuestra fuerza de trabajo, además de apoyar y alentar la participación activa de las mujeres en nuestros proyectos. Es así como en el caso de Chile, el 29% corresponde a mujeres en la gerencia que represento, seguido de 25% en la Gerencia Técnica y un destacable 44% en las gerencias de Medio Ambiente y Recursos Hídricos.

Otra manera de exponer al mundo el potencial de nosotras en la compañía es a través de la plataforma Women@Arcadis, donde presentamos a mujeres que destacan en sus diferentes áreas de expertise en los cuatro continentes donde estamos presente como consultora.

También he aprendido que no bastan las competencias técnicas. Las mujeres somos aporte con perspectivas distintas a las “tradicionales” en el desarrollo de proyectos y en minería. Nuestra mirada transversal, integradora, con visión de largo plazo y capacidad multifuncional, es gran aliada para responder a las exigencias del trabajo y de las ineludibles demandas familiares. 

Micaela Barrientos

Gerente de Negocio Minería e Infraestructura Ask me a question