Bas Agerbeek es uno de los Water Management Specialists de nuestra empresa. Estudió Ciencias Ambientales en la universidad y, después, cursó un máster en Ciencias de la Tierra y Medioambiente. Así fue como Bas descubrió que le gustaba participar en proyectos internacionales, ya que viajó a Brasil para construir un modelo hidrodinámico con el objetivo de estudiar un río cercano a Brasilia. Para Bas, esta experiencia internacional fue la primera, pero no la última.

 

Bas Agerbeek

 

En 2018, Arcadis me dio la oportunidad de unirme al Young Expert Programme, del Ministerio de Asuntos Exteriores de los Países Bajos, la Netherlands Water Partnership y la Food & Business Knowledge Platform.


Este programa es una oportunidad para que los jóvenes expertos del sector del agua y la agricultura adquieran experiencia en países en desarrollo. Pasé 10 meses en Birmania junto con Tanya Huizer (también colaboradora de Arcadis), participando en varios proyectos relacionados con el medioambiente, el agua y la creación de entornos más resistentes. Poco después de volver a los Países Bajos, conocí al Arcadiano Bert Smolders (Director de programa de Shelter), que me contó lo que había sucedido en Beira, Mozambique, debido al ciclón que ha azotado recientemente la zona. Bert me preguntó si quería ser el primer experto de Shelter allí, para poder comprender mejor la situación y coordinar el equipo necesario para que la misión pudiera salir adelante.


El ciclón tropical Idai


El 15 de marzo de 2019, una de las peores tormentas tropicales jamás registradas tocó tierra en la costa este de Mozambique, cerca de la ciudad de Beira. El ciclón tropical Idai asoló la región durante cinco días y los vientos fuertes, lluvias extremas e inundaciones que trajo consigo afectaron a Madagascar, Malaui, Mozambique y Zimbabue. La tormenta dejó a su paso más de 1200 muertes y a cientos de miles de personas necesitadas de ayuda de emergencia. En las semanas y meses posteriores a la tormenta, miles de personas enfermaron de cólera debido a las aguas contaminadas con aguas residuales. La tormenta tropical Idai causó daños por más de 2000 millones de dólares (USD).


Llegué a Mozambique unas tres semanas después del ciclón. Di una vuelta en coche por la ciudad de Beira y vi que los tejados de la mayoría de edificios habían quedado dañados o, directamente, habían volado. Gran parte de estas casas, especialmente las que estaban situadas en asentamientos irregulares, se habían construido con materiales de baja calidad, por lo que muchas de ellas habían quedado destruidas. En las zonas más rurales del norte y al otro lado del río Pungwe, había aldeas que quedaron completamente destruidas por las inundaciones. Había muchas personas en las calles porque habían perdido sus casas y sus trabajos.


La reconstrucción tras la tormenta

Residuos sólidos dejados como consecuencia de la tormenta tropical Idai


Grupo operativo para reconstruir Beira


Poco después del ciclón, ONU-Habitat se puso en contacto con el programa Shelter de Arcadis para hablar sobre cómo podían contribuir a la recuperación de Beira. Los expertos de Arcadis han ofrecido su apoyo pro bono a ONU-Habitat a través del programa Shelter mediante más de 100 proyectos de recuperación y desarrollo desde 2010, junto con el apoyo financiero de la Fundación Lovinklaan. Se tomó la decisión de unirse al Grupo operativo Beira junto con el gobierno neerlandés y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), con el objetivo de evaluar las medidas que debían adoptarse tras el desastre y conseguir que Beira fuera más segura, sostenible y resistente. Un equipo de seis expertos de Arcadis procedentes de Brasil, Bélgica y Países Bajos viajó a Beira para prestar apoyo.


La reconstrucción tras la tormenta

Parte del equipo Shelter (Bert Smolders, Martijn Onderwater, Pascal Weidema, Gustavo Tanaka y Bas Agerbeek) y representantes de ONU Hábitat


Nuestro cliente era el alcalde de Beira, Daviz Simango. El alcalde necesitaba nuestra ayuda para comprender el alcance de los daños a la infraestructura, la vivienda, la protección costera, las aguas residuales y los sistemas de alcantarillado. También necesitaba un plan para conseguir que la ciudad fuera más resiliente. ¿Cuánto dinero se necesitaría para construir mejores viviendas o mejorar la protección de la costa, de modo que las futuras tormentas causasen muchos menos daños? El alcalde utilizó nuestro informe para explicarle a la comunidad internacional qué medidas debían tomarse para mejorar la situación.


La reconstrucción tras la tormenta

Daviz Simango, alcalde de la ciudad de Beira, presentando el plan de recuperación y resiliencia municipal


En junio del 2019, el alcalde Simango presentó el plan en la conferencia de donantes de Beira, a la que asistieron donantes internacionales, como el Banco Mundial, la Unión Europea y las Naciones Unidas.  En esa conferencia, se consiguió un total de 1,2 millones de dólares (USD) para reconstruir Mozambique. Se destinaron 200 millones de dólares (USD) de ese dinero para los proyectos identificados por los expertos de Arcadis.


La reconstrucción tras la tormenta

El alcalde Simango hablando en la conferencia internacional sobre promesas de contribuciones


Esperanza tras el sufrimiento


Cuando Bas viajó por primera vez a Beira, pensó que su estancia allí duraría dos semanas. Pero la magnitud del trabajo necesario para comenzar a planificar el esfuerzo de recuperación hizo que Bas se quedara en Beira durante casi dos meses. A pesar de las enormes dificultades a las que se enfrentaban los residentes, Bas dice que, en general, la gente de Beira es positiva y espera un futuro mejor.


Los hogares de la mayoría de personas a las que conocí habían sufrido daños. Tras el paso de la tormenta, se vieron afectados en torno al 70 % de los edificios de Beira. Por lo tanto, casi todo el mundo estaba ocupado reparando sus casas o las de sus vecinos. Muchas empresas quedaron destruidas, lo que significa que muchas personas perdieron sus trabajos y medios de subsistencia. Además, muchísimas personas se quedaron también sin hogar. Sin embargo, a pesar de las desoladoras circunstancias, las personas tenían una actitud amable y hospitalaria, y se mostraban dispuestas a trabajar junto a las organizaciones internacionales para encontrar soluciones. También fui testigo del buen trabajo que realizaron las organizaciones nacionales e internacionales, que lo pusieron todo de su parte para ser de ayuda. Estoy muy agradecido por haber tenido, junto con mis colegas, la oportunidad de ayudar en esta emergencia. La tormenta tropical Idai fue un desastre terrible, pero reunió a personas de todo el mundo para mejorar la calidad de vida del pueblo de Mozambique.

Connect with {name} for more information & questions

Arcadis will use your name and email address only to respond to your question. More information can be found in our Privacy policy